Toda la actualidad local de Cabra y comarca continuamente actualizada. Interesantísmos artículos de opinión y colaboraciones. Mantente siempre informado con: www.laopiniondecabra.com

Síguenos en:

Facebook

Twitter

Youtube

Livestream

Hemeroteca (1912-1989)

Hemeroteca (2002-2005)

Fundación "Aguilar y Eslava"

faltan 156 días para el
Domingo de Ramos 2021

Revista de actualidad cofrade editada por La Opinión de Cabra   |   DIARIO FUNDADO EN 1912   |   I.S.S.N.: 1695-6834

laopinioncofrade.com

sábado, 24 de octubre de 2020 - 20:09 h

Julio Venzalá nuevo responsable del Descendimiento

El traje nupcial

Los conventos de San Martín y Santo Domingo, huella dominica en Cabra (I)

08.08.20 - Escrito por: Antonio Ramón Jiménez Montes

Coincidiendo con la fiesta del fundador de la Orden de Predicadores, Santo Domingo de Guzmán (Caleruega - Burgos 1770 / Bolonia 1221) nos acercamos a la presencia de dos monasterios de la orden, uno masculino y otro femenino, que hasta la desamortización tuvieron una importante presencia en Cabra.

Cabra contó con dos importantes conventos de la Orden de Santo Domingo, el de Nuestra Señora de la Concepción de Padres Dominicos (1550) ubicado en el lugar contiguo a la actual parroquia de Santo Domingo y el de San Martín y Llagas de Cristo, de Madres Dominicas (1601) en un espacio indeterminado de la actual Plaza de España donde está el Ayuntamiento. Vamos a acercarnos a algunos retazos de su historia.

El 22 de marzo de 1550 se fundó el de los Padres Dominicos, dedicado a la Nuestra Señora de la Concepción en unas casas y huerta que donó a tal fin el Bachiller Antón de León y Fernández de Córdoba y su mujer Juana de Gálvez. Una antigua institución quizá relacionada con la obra de San Juan de Ávila, la Casa de los Niños de la Doctrina, parece que da origen a la fundación de la que cuentan las crónicas que el mismísimo Felipe II, gracias a su relación con el Conde de Cabra, tuvo que interceder ante su sobrino, Leopoldo de Austria. Este era obispo de Córdoba y ponía impedimentos al establecimiento del convento, el primero del que tenemos constancia en Cabra. Una carta de 1553 testimonia el papel del gran emperador español para hacer posible el reinicio de las obras y la puesta en marcha del cenobio de los dominicos de Cabra.

El otro convento, esta vez de las Madres Dominicas, tiene también a la Casa de Cabra como valedora que ya lo había sido también en el Convento Madre de Dios de Baena. La Marquesa de Ardales que ya había pretendido patronato pleno sin conseguirlo, figura como noble que autoriza su erección. Según el manuscrito de José del Carpio, Ana de Cardona y Córdoba - esposa del también Conde de Teba, Juan Ramírez de Guzmán - "que tenía la posesión de la Iglesia de San Martín", autoriza la primera piedra el día de San Vicente Ferrer del año de 1601. Ana de Cardona también intentó ejercer el patronato del convento de las Carmelitas fundado en 1603 en Cabra, pero la muerte de su marido en 1608 dejó la hacienda "tan entrampada y confusa" que tuvieron que irse a Lucena en 1612.

Esta pudo ser también la razón por la que, como pone de manifiesto Antonio Moreno Hurtado y recoge Carpio en su manuscrito, los caudales los ponen las hermanas María y Francisca Merino, que luego profesaron en el convento. Ricas y piadosas señoras, pusieron a disposición del convento su herencia pudiendo dotar así los 7000 ducados que necesitaba la fundación, como señala también Francisco Manuel Carmona. El convento de San Martín y las Llagas de Cristo se funda y se van realizando las obras necesarias en el entorno de la antigua ermita de San Martín, aprovechando sus dependencias y respetando lo derechos de la Archicofradía del Nazareno que allí residía. Casi medio siglo después de los padres dominicos del convento de Santo Domingo, llegan las dominicas a Cabra.

La trayectoria e importancia de ambos conventos de la Orden de Santo Domingo es manifiesta y hay interesantes trabajos en los que podemos conocer algunos aspectos relacionados con ellos. Sin embargo, será en los primeros años del siglo XIX cuando empieza una decadencia que irá en aumento y que, con la Desamortización, supone la exclaustración definitiva.

Las repercusiones del decreto de José I Bonaparte, de 18 de agosto de 1809, por el que se ordenaba suprimir comunidades religiosas masculinas e incautar sus bienes, fueron casi inmediatas en Córdoba donde el obispo Trevilla era afín al monarca intruso. En un informe de 1803 el convento de los Dominicos de Cabra contaba con 19 religiosos (14 sacerdotes y 5 legos), siendo el tercero de la diócesis en recursos, con 53.352 reales. La vuelta de Fernando VII supuso le restauración de las comunidades y la vuelta de los religiosos en 1814. Pero tanto los conventos de la capital, el importantísimo de Doña Mencía como los de Cabra, Baena, Lucena y Palma del Río quedan mermados en religiosos y su puesta en funcionamiento no será como antes. De hecho, con la desamortización que se pone en marcha en el Trienio Liberal (1820-1823) con el decreto de 25 de octubre de 1820, vuelve a empeorar la situación que será dramática con la Desamortización que aprueba el Conde de Toreno.

Cuando se produce la supresión de los conventos en 1835, Cabra tenía 13 frailes dominicos, 9 sacerdotes y 4 legos. Según las normas de la exclaustración éstos podían elegir un lugar como domicilio tras ser expulsados de los conventos. Un informe de 30 de septiembre enviado al Gobernador del Obispado por el Vicario de Cabra señala que de los 87 exclaustrados dominicos que quedan en Córdoba, 14 se quedan en Cabra, de donde eran la mayoría de ellos. Juan Aranda Doncel afirma que la desamortización de 1835 "pone la puntilla" a una situación complicada que venía arrastrada desde principios del siglo XIX. Un convento como el de las Dominicas de Cabra, que según Carpio tuvo épocas en que "la comunidad tuvo más de sesenta religiosas sin las legas y sirvientas" y que "en tierras, olivares, casas y censos reunió este convento un caudal bastante pingüe".

En septiembre de 1835 junto con las de los conventos de Capuchinos y San Juan de Dios, se entregan las llaves de Santo Domingo al Vicario y queda vacío convento e iglesia. Al año siguiente, un nuevo decreto de marzo de 1836 supondrá también la exclaustración de las Madres Dominicas del Convento de San Martín.

¿Y DESPUÉS DE 1835?

La trayectoria de ambos será muy distinta.

El de San Martín y Llagas de Cristo es cedido al Cabildo municipal mediante R.O. de 10 de septiembre de 1850, una actuación en la que parece decisiva la intervención del entonces diputado a Cortes Martín Belda y Alcalá-Galiano. El Ayuntamiento de Cabra recibe físicamente el exconvento el 30 de septiembre. No así la Iglesia en la que seguía establecida la Archicofradía del Nazareno que permanece en el templo hasta que el estado de ruina le obliga a marcharse. La petición de derribo de la Iglesia se produce en 1869 y se decreta en 1872 fecha en la que la Archicofradía del Nazareno abandona su antigua y primitiva sede.

Habría sido una buena ocasión para que la corporación nazarena egabrense hubiese gestionado su permanencia y mantenimiento en un lugar donde se encontraba desde su erección, pero no entraremos ahora en esta cuestión.

Algún intento hubo para restaurarla e incluso se preparó un memorial que no llegó a buen puerto y el importe que se recaudó para la Iglesia de las Dominicas de San Martín y las Llagas de Cristo, fue a parar a otros templos desamortizados que se mantienen en la actualidad. La Iglesia fue finalmente demolida sin que quede nada, salvo algunos elementos distribuidos por otras iglesias y parroquias, como el cuadro de San Martín que se conserva en la Iglesia de San Juan de Dios o dos de las pechinas de la cúpula que se conservan en Santo Domingo.

(continuará)

más artículos

Julio Venzalá nuevo responsable del Descendimiento

22.10.20 | Antonio Ramón Jiménez Montes

Carlo Acutis, de influente a beato

11.10.20 | Redacción / Telam

El traje nupcial

11.10.20 | Demetrio Fernández

Los conventos de San Martín y Santo Domingo, huella dominica en Cabra (III)

06.10.20 | Antonio Ramón Jiménez Montes

Soneto a Cristo Crucificado

14.09.20 - 14 DE SEPTIEMBRE | Redacción / Fr. Ángel Martín, o.f.m.

Setenta veces siete

12.09.20 | Demetrio Fernández, obispo de Córdoba

Cuidadores y custodios de la creación

03.09.20 | Demetrio Fernández, obispo de Córdoba

LA PURIFICACIÓN DE LOS TEMPLOS CRISTIANIZADOS

31.08.20 | Antonio Moreno Hurtado

22 de agosto, fiesta de Santa María, Reina

22.08.20 | Redacción

Un fecha señalada: 20 de agosto de 1908

17.08.20 | Antonio Ramón Jiménez Montes

Secciones

Webs amigas

laopiniondecabra.com | actualidad local
Meteocabra.es | el tiempo
Patio de Cuadrillas | actualidad taurina
Poesía Taurina | decenario de versos táuricos

Sobre "La Opinión"

Quiénes Somos
Redacción
Hemeroteca (1912-1989)
Hemeroteca (2002-2005)
Contacto

Sobre la Fundación

Quiénes Somos
I.E.S. "Aguilar y Eslava"
Museo "Aguilar y Eslava"
El Hombre de la Sábana Santa
La Opinión de Cabra
Coro de Cámara

Aviso legal

Condiciones de uso
Política de privacidad

Síguenos también en:    • Facebook    • Twitter    • Youtube    • Livestream