Toda la actualidad local de Cabra y comarca continuamente actualizada. Interesantísmos artículos de opinión y colaboraciones. Mantente siempre informado con: www.laopiniondecabra.com

Síguenos en:

Facebook

Twitter

Youtube

Livestream

Hemeroteca (1912-1989)

Hemeroteca (2002-2005)

Fundación "Aguilar y Eslava"

faltan 322 días para el
Domingo de Ramos 2019

Revista de actualidad cofrade editada por La Opinión de Cabra   |   DIARIO FUNDADO EN 1912   |   I.S.S.N.: 1695-6834

laopinioncofrade.com

domingo, 27 de mayo de 2018 - 11:57 h

No sois siervos, sino amigos

Juan Manuel Miñarro López ultima la imagen del Cristo de la Fundación

Origen de las romerías de la Virgen de la Sierra

10.06.16 - Escrito por: Antonio Moreno Hurtado

La asistencia de fieles a la ermita de la Virgen de la Sierra está probada desde mediados del siglo XIV. No obstante, la tradición nos habla de una masiva romería de egabrenses al Picacho con motivo de la aparición de la Virgen hacia el año 1240.

Crónicas de la reconquista cristiana de tierras andaluzas nos relatan los hechos de armas del rey Fernando III el Santo y cierto trueques o transacciones de plazas que se realizan en tierras cordobesas entre 1237 y 1240. Fruto de uno de estos canjes es la devolución del castillo y villa de Cabra a las tropas cristianas.

Con el rey iba el obispo cordobés don Lope de Fitero, que se encargaba de animar la devoción a la Virgen entre los nuevos pobladores, colocando tallas directamente en los templos o presentándolas como encontradas por pastores o viajeros en lugares inhóspitos del término. Éste es el origen de numerosas advocaciones marianas en toda España, como la Virgen de la Fuensanta o la de Guadalupe. En el caso de Cabra, viejos cronicones nos hablan de un cautivo que, huyendo de los jueces árabes, encuentra en una cueva del Picacho la imagen de la Virgen.

Desde la erección de la cofradía, a mediados del siglo XVI, la fiesta principal se hacía en el santuario el día 8 de septiembre, día de la Natividad de la Virgen María. Los romeros subían el día anterior en peregrinación. El desplazamiento más o menos masivo, de forma corporativa, al santuario, está documentado a partir del año 1621, con motivo de la curación milagrosa del hortelano Pedro Martín Pacho, ocurrida el día de San Juan de ese año, ante la Virgen y en su ermita.

En el Cabildo del día 29 de junio de 1621, que preside el corregidor don Juan de Vivero, se da noticia del milagro ocurrido el día de San Juan anterior en la persona del Pedro Martín Pacho, hortelano y vecino de Cabra. Se dice que Pedro "llevaba más de catorce años tullido de piernas y brazos, quebrado y con excesivos dolores". Que habiendo sanado por intervención de la Virgen de la Sierra ese día, "vino a pie, corriendo por el camino". El Concejo había ordenado dar cuenta al Obispo, para que el Vicario egabrense averiguase los hechos y que se hiciera una procesión general de acción de gracias desde la ermita. El Cabildo aprovecha para dejar claro que corresponde al mismo la organización de la primera fiesta y que los oficiales del Concejo llevarán las andas de la Virgen, como había sido tradicional.

Tomado el acuerdo, se establece que, a la llegada a la iglesia mayor, se diría una misa solemne, con música de capilla, ministriles y predicador.

El vicario don Juan Bautista Romero insiste en la conveniencia de que se aclaren las competencias del clero en estos actos. El Cabildo acuerda delegar en el Alcaide don Francisco Arias Carvajal para que escriba al Obispo y se conserve el derecho del Concejo "a la posesión de la Bendita Imagen... y a que sus oficiales sean quienes la lleven en hombros". El poder al Alcaide se hace el mismo día 29 de junio.

Al margen del acta capitular del día 10 de agosto de 1621 aparece, por primera vez, el título de Patrona de Cabra para la Virgen de la Sierra, aunque la Iglesia no reconociera ese patronazgo hasta el día 12 de agosto de 1908. Es decir, casi trescientos años después.

El día 8 de septiembre de 1621, la Virgen de la Sierra devuelve la vista a una niña ciega de Luque. La devoción popular se desborda y se fundan hermandades filiales en casi todas las poblaciones vecinas, que ya no se limitan a plantar sus tiendas de lienzo y cruces junto a la ermita el día de la Virgen, sino que construyen casas de hermandad en el picacho. Una de las primeras en labrarse es la de la hermandad de Lucena, a petición de su hermano mayor Juan Fernández Rico.

Según Vega Murillo, por estos años la Virgen de la Sierra poseía veinte riquísimos "vestidos de tela de oro y excelentes bordados". Añade que en la procesión del día 8, en la ermita, los cofrades llevaban túnicas blancas.

En el tercer Cabildo de marzo de 1622 se recibe la noticia de la publicación oficial por la Iglesia de dos milagros de la Virgen. Se acuerda que se pregone el Auto eclesiástico sobre estos milagros y que los vecinos "pongan luminarias y hagan alegrías... ynvinciones de fuegos... que se toquen las campanas... que las justicias no les quiten espadas... ni quiten biuelas ni hagan contradición a los dichos vecinos en las dichas alegrías...". El escrito oficial de reconocimiento hace referencia al milagro hecho a Pedro Martín Pacho y al de sanar a la niña ciega de Luque.

El día 8 de abril de 1622, presidido por el nuevo corregidor don Luis Ulloa de Ocampo, el Cabildo acuerda ampliar la ermita de la Sierra y se nombra diputados para ello. Se decide hacer una gran calera para dicha obra. La Virgen debía estar por entonces en Cabra ya que en el Cabildo del día 13 se acuerda que el viernes siguiente, día 15 de abril, se haga una procesión desde Cabra a la Sierra para que los devotos "cumplan los votos y promesas fechos a Dios y a su Santísima Madre". He aquí el antecedente de la gran romería que se establecería en Cabra a principios del siglo XX, en las fechas del catorce y quince de agosto.

La obra dura casi seis años e interviene en ella Luis González Bailén, maestro mayor de obras del duque de Sesa. También trabaja en esta ampliación Francisco Donaire Trexo, tallista y escultor de piedra y yeso, a quien se atribuye la imagen de San José, del retablo del santuario.

Por otra parte, en el mes de abril de 1623, los hortelanos de Cabra solicitan del Cabildo egabrense autorización para hacer una fiesta a la Virgen en su ermita. Éste es el antecedente de la romería de este gremio.

La afluencia a la ermita es ahora tan numerosa que en el Cabildo del día 28 de agosto de 1624 se acuerda asistir a la fiesta corporativamente porque "a de aber mucho número de gente". No obstante, el duque dicta desde Madrid, el día de fin de año de 1624, una Provisión ordenando la presencia en la ermita de todos los regidores y oficiales para organizar la procesión del día de la Virgen. Ordena que se constituya el Cabildo en la Misa y procesión, "llevando la Santa Imagen en medio (de) las dos hileras que hace el Cabildo, y los regidores cada uno (con) su bastón en la mano para resistir que no cargue la gente ni embaraçe a la procesión y para que esto se haga con mayor comodidad, se podrán nombrar diez y seis alabarderos que suban este día para desembaraçar la gente, yendo el Alguacil Mayor delante con quatro dellos haciendo lugar y paso, y quedando otros quatro con el Corregidor detrás de la Santa imagen para resistir la gente y quatro a cada uno de los costados por donde van las hileras de los regidores a la parte de afuera, para el mismo efecto". Se ordena que para este día se nombren ocho alguaciles más, aparte de los ordinarios, "procurando todos celebreis esta fiesta con la mayor deboción, autoridad y quietud que fuere posible". Firman el duque y su secretario Diego Quintano del Castillo.

Mientras tanto, sigue la ampliación de la ermita. La cofradía, que se encarga de dirigir la obra, pide al Cabildo, con fecha 3 de agosto de 1626, que le ceda por dos años la dehesa de la Cañada del Serrano para, con sus rentas, poder "acabar la casa".

En el acta capitular del día 9 de octubre de 1626 aparece el acuerdo de solicitar del duque de Sesa los recursos necesarios para ampliar el Santuario y dotarlo de una serie de cuadras para las cabalgaduras.

La respuesta debió ser favorable, al menos en parte de lo solicitado, ya que en el segundo Cabildo de marzo de 1627 se acuerda entregar a la cofradía 200 ducados procedentes del arrendamiento de dicha dehesa, aproximadamente trece mil euros de hoy.

En el segundo Cabildo de junio de 1627 se acuerda arrendar las islas o huertas del río, que eran del Concejo, para acabar la obra de la ermita. En el del día 20 de ese mismo mes se acuerda "empedrar las calçada de la ermita", para lo que se venderían los rastrojos de la dehesa de Prados.

La fiesta del 8 de septiembre de 1627 fue especialmente lucida, ya que a la misma asistió el propio duque de Sesa. Entre otros arreglos, el Cabildo del 29 de agosto había acordado librar treinta reales en Benito de Córdoba "para que haga limpiar la fuente de la Biñuela y poças para el agua". El duque permanecería en Cabra al menos hasta finales de octubre, de acuerdo con las fuentes documentales que hemos consultado.

Más adelante, el debilitamiento de la romería del día 8 de septiembre trae consigo un cierto abandono de la ermita y así, en el Cabildo del día 26 de julio de 1658, se recibe una petición de don Juan Carrillo de Albornoz, hermano mayor de la cofradía de la Virgen de la Sierra en que pide se le dé lo que se pudiere para la obra que se está haciendo en la Santa Casa, "atento a la necesidad de la cofradía".

En 1684 se comenzaría la segunda gran obra del siglo XVII, la construcción del retablo de mármol y camarín por el maestro mayor Melchor de Aguirre.
García Montero, en su manuscrito de 1750, describe la ermita que había en ese tiempo y cita la existencia todavía del postigo o puerta de hierro que daba acceso a la Capilla Mayor desde el exterior, en la fachada que mira a la población. Dice que este postigo tenía "su chanfla claveteada". El resto del edificio se dedicaba a la vivienda del capellán mayor, del sacristán y de los sirvientes; al "Cuarto de la Villa, por ser su Ayuntamiento patrono de este nobilísimo santuario...y otras estancias de hospedería, donde se aposentan los muchos fieles que suben en romería a cumplir sus devotas promesas".

El 20 de agosto de 1912 se aprueban los nuevos Estatutos de la cofradía de la Virgen y un año más tarde se celebra la primera Romería de Votos y Promesas de la época moderna. Un acontecimiento que se iba a convertir en el punto de arranque de un nuevo tiempo glorioso para las visitas corporativas al Santuario.

El día 2 de febrero de 1916 se celebró la primera romería de la Candelaria de la época moderna en la ermita y en 1917 la primera romería de Hortelanos, aunque sus orígenes se remontan al año 1623, como ya hemos indicado.

Como dato curios, diremos que, en el año 1926, la romería de Votos y Promesas se celebró los días 21 y 22 de agosto.

Según las cuentas de la cofradía del año 1927, en diez años de romerías se había tenido un beneficio de 10.000 pesetas, frente a los numerosos gastos de la subida y bajada de la Virgen.

El día 14 de febrero de 1978 se bajó a Cabra a nuestra Patrona para su restauración, que llevó a cabo el escultor Miguel Arjona Navarro en el archivo parroquial de la Asunción. La Virgen volvió a su santuario, en romería popular, el domingo 14 de mayo.

El número de romerías actuales es bastante alto, generalmente de gremios e instituciones, lo que conduce a una menor asistencia de fieles, que se aglutinan alrededor de las más tradicionales.

Las de Hortelanos y Votos y Promesas conservan su prestigio, aunque las de mayor afluencia son la romería de la Bajada, del día 4 de septiembre y la de la Subida, a principios de octubre.

más artículos

No sois siervos, sino amigos

03.05.18 | Demetrio Fernández, obispo de Córdoba

Jesús, el buen Pastor

22.04.18 | Demetrio Fernández, obispo de Córdoba

Verdaderamente ha resucitado

07.04.18 | Demetrio Fernández

3 saetas inéditas de Manuel Ruiz Madueño

22.03.18 | Antonio Suárez Cabello

SOBRE LA AUTORÍA DEL NAZARENO DEL DULCE NOMBRE DE CABRA

15.03.18 | Redacción

Ya es fiesta oficial la de "María, Madre de la Iglesia"

03.03.18 | Redacción / Radio Vaticano

La marcha "Cristo del Perdón" llevada al análisis

26.02.18 | Mateo Olaya Marín

Cuaresma, tiempo de gracia, camino hacia la Pascua

17.02.18 | Demetrio Fernández

El Jueves Lardero

09.02.18 | José Manuel Jiménez Migueles

"Comparte lo que importa" - MANOS UNIDAS

08.02.18 | Demetrio Fernández, obispo de Córdoba

Secciones

Webs amigas

laopiniondecabra.com | actualidad local
Meteocabra.es | el tiempo
Patio de Cuadrillas | actualidad taurina
Poesía Taurina | decenario de versos táuricos

Sobre "La Opinión"

Quiénes Somos
Redacción
Hemeroteca (1912-1989)
Hemeroteca (2002-2005)
Contacto

Sobre la Fundación

Quiénes Somos
I.E.S. "Aguilar y Eslava"
Museo "Aguilar y Eslava"
El Hombre de la Sábana Santa
La Opinión de Cabra
Coro de Cámara

Aviso legal

Condiciones de uso
Política de privacidad

Síguenos también en:    • Facebook    • Twitter    • Youtube    • Livestream