Toda la actualidad local de Cabra y comarca continuamente actualizada. Interesantísmos artículos de opinión y colaboraciones. Mantente siempre informado con: www.laopiniondecabra.com

Síguenos en:

Facebook

Twitter

Youtube

Livestream

Hemeroteca (1912-1989)

Hemeroteca (2002-2005)

Fundación "Aguilar y Eslava"

faltan 31 días para el
Domingo de Ramos 2018

Revista de actualidad cofrade editada por La Opinión de Cabra   |   DIARIO FUNDADO EN 1912   |   I.S.S.N.: 1695-6834

laopinioncofrade.com

jueves, 22 de febrero de 2018 - 23:42 h

San Álvaro de Córdoba, introductor en Europa de la devoción del Vía Crucis

Cuaresma, tiempo de gracia, camino hacia la Pascua

Clemente XI: el papa que declaró una "cueva jubilar"

23.07.16 - Escrito por: Antonio R. Jiménez Montes

Goivanni Francesco Albani, natural de Urbino en la Umbría italiana, fue un papa que tuvo algunas curiosas singularidades. Dicen los que han interpretado las profecías de Malaquías, que el nombre que recibe en estos escritos, Flores circumdati (las flores rodeadas) le viene precisamente por su lugar de nacimiento.

En lo físico cuentan también que a partir de él, los papas ya no llevaron bigote ni perilla, siendo su predecesor, Inocencio XII el último que llevó estos rasgos propios masculinos y que respondían a una moda, a la vez que a un elemento de elegancia y sofisticación.

Otra cuestión que le caracterizó fue su rechazo, por tres veces, a la elección como papa en el Cónclave, lo que también había sucedido cuando diez años antes fue nombrado cardenal. Finalmente aceptó pero se daba la circunstancia que llevaba solo dos meses ordenado sacerdote. En su época el cardenalato era una condición honorífica que hacía el papa, ajena al orden sacerdotal. Su elección como pontífice se produjo un 23 de noviembre de 1700 y como tampoco era obispo, hubo de ser consagrado con el orden episcopal. Llevando solo dos meses como presbítero, en apenas dos semanas pasó a ser primero obispo y el día de la Purísima, el 8 de diciembre de ese mismo año, se convirtió en el papa número 243º de la Iglesia Católica.

En su pontificado hay algunas circunstancias destacables como la Bula Unigenitus, por la que condenó la herejía del jansenista francés P. Quesnel o los intentos de intervención en la Guerra de Sucesión en España, a la muerte de Carlos II, apoyando al archiduque Carlos, lo que le granjeó algunas señaladas enemistades tanto en Francia como en nuestro país. Otra de las cuestiones en las que intervino fue la condena de la influencia de los usos que se hacían en los ritos y en la liturgia por parte de los chinos, que habían introducido elementos de su ancestral cultura en las celebraciones católicas. Un asunto que venía de lejos, pero que se complica en este pontificado, con enfrentamientos entre Roma y el Emperador de China. Clemente XI decidió mantener sus mandatos sobre los ritos, a lo que respondió el emperador Kangxi con expulsión de misioneros, destrucción de templos o una decidida actuación para que sus súbditos renegaran de la fe cristiana, fruto del decreto de 1721, deteniéndose la expansión del cristianismo en China.

En cuanto al arte, intervino de manera fundamental en la reforma de la basílica romana de San Clemente, un templo que aúna la tradición religiosa de Roma desde los primeros tiempos del cristianismo. También decidió en 1711 colocar un obelisco egipcio en la plaza de la Rotonda, frente al Panteón, modificando el basamento de la fuente. Intervino, como era común en el papado, en otras fuentes de Roma, que conservan su escudo.

Hay un elemento sumamente interesante que mandó construir este papa. Se trata de la conocida como Línea Clementina que se encuentra en el suelo de la basílica martirial de Santa María de los Ángeles también en Roma. Esta gran meridiana (una de las doce que hay en el mundo) es una línea de bronce de 45 metros de largo, que se engasta en el crucero de la basílica con los signos del zodiaco incrustados en mármol al margen. Aunque de la impresión que se trata de un elemento con claros fines ornamentales, en realidad con ella se calcula la fecha de la Pascua, tras el plenilunio del equinoccio de Primavera. En un extremo está Cáncer y en el otro Capricornio, representando los solsticios de Verano e Invierno, respectivamente.

Falleció en 1721 y fue enterrado en la tumba de los canónigos, en el coro de la Basílica del Vaticano, sin ningún monumento.

En nuestro caso, interesa la intervención directa en un asunto relacionado con la devoción a Nuestra Señora, María Santísima de la Sierra. Se trata de la indulgencia plenaria que concede a cuántas personas visiten la cueva en la que según la tradición, se ocultó y luego apareció la imagen de la Virgen de la Sierra en el Picacho de Cabra. La indulgencia alcanza a un espacio físico, una cueva, que se convierte por esta bula en sitio jubilar y además de manera perpetua. Para lucrar este beneficio que concedió Clemente XI hace precisamente tres siglos, en 1716, había que visitar la Cueva de la Sierra de Cabra el 8 de septiembre y hacerlo en las condiciones que para ello tiene establecidas la normativa canónica de la Iglesia Católica.

No tenemos constancia de la conservación de este documento, debido a la laguna documental en el archivo de la propia Archicofradía de la Virgen de la Sierra y tampoco está en el archivo parroquial de la Asunción. Al menos eso parece desprenderse de las publicaciones y estudios sobre nuestra Patrona y su Historia. No contamos con otras referencias a la Indulgencia de 1716 que la que se encuentra tallada en el dintel de piedra caliza que sirve de portada solemne y sencilla a la Cueva de la Sierra, donde se hacer referencia a la concesión por parte del papa Clemente XI y al año en que tuvo lugar, hace tres siglos.

Se le atribuye haber pensado en los humildes y realizar una reforma del régimen penitenciario. También se le supone autor de una oración universal que comienza: Creo, Señor, pero aumenta mi fe; espero en ti, pero asegura mi esperanza (...) dirígeme con tu sabiduría, contenme con tu justicia, consuélame con tu clemencia, protégeme con tu poder.

El Cardenal Albani fue papa entre 1700 y 1721. Nació un 23 de julio del año 1649, hace hoy trescientos sesenta y siete años. En 1716, cuando contaba con 67 años, promulgó la Bula, seguramente a modo de Breve, mediante la que otorgó al sitio donde según la leyenda se ocultó y luego se encontró la Virgen de la Sierra, una indulgencia plenaria y perpetua.

Así, la Cueva del Picacho de la Sierra de Cabra se convirtió en "jubilar" a perpetuidad y desde entonces, cada año, el 8 de septiembre se puede lucrar este beneficio pontificio.

más artículos

Cuaresma, tiempo de gracia, camino hacia la Pascua

17.02.18 | Demetrio Fernández

El Jueves Lardero

09.02.18 | José Manuel Jiménez Migueles

"Comparte lo que importa" - MANOS UNIDAS

08.02.18 | Demetrio Fernández, obispo de Córdoba

Mensaje del Papa Francisco para la Cuaresma 2018

06.02.18 | Redacción / @anrajimo

Cuaresma y Semana Santa en Caminos de Pasión

05.02.18 | Redacción / @anrajimo

La Vida consagrada, encuentro con el Amor de Dios

04.02.18 | Demetrio Fernández, Obispo de Córdoba

"Atrévete a ser misionero"

27.01.18 | Demetrio Fernández, obispo de Córdoba

Entrevista a Víctor Olivencia Castro, autor del Cartel de la Semana Santa 2018

27.01.18 | Mateo Olaya Marín

Semana de unidad por los cristianos

18.01.18 | Demetrio Fernández, obispo de Córdoba

El día 9 de enero hace trece años

06.01.18 | Demetrio Fernández, obispo de Córdoba

Secciones

Webs amigas

laopiniondecabra.com | actualidad local
Meteocabra.es | el tiempo
Patio de Cuadrillas | actualidad taurina
Poesía Taurina | decenario de versos táuricos

Sobre "La Opinión"

Quiénes Somos
Redacción
Hemeroteca (1912-1989)
Hemeroteca (2002-2005)
Contacto

Sobre la Fundación

Quiénes Somos
I.E.S. "Aguilar y Eslava"
Museo "Aguilar y Eslava"
El Hombre de la Sábana Santa
La Opinión de Cabra
Coro de Cámara

Aviso legal

Condiciones de uso
Política de privacidad

Síguenos también en:    • Facebook    • Twitter    • Youtube    • Livestream