Toda la actualidad local de Cabra y comarca continuamente actualizada. Interesantísmos artículos de opinión y colaboraciones. Mantente siempre informado con: www.laopiniondecabra.com

Síguenos en:

Facebook

Twitter

Youtube

Livestream

Hemeroteca (1912-1989)

Hemeroteca (2002-2005)

Fundación "Aguilar y Eslava"

faltan 156 días para el
Domingo de Ramos 2021

Revista de actualidad cofrade editada por La Opinión de Cabra   |   DIARIO FUNDADO EN 1912   |   I.S.S.N.: 1695-6834

laopinioncofrade.com

sábado, 24 de octubre de 2020 - 19:11 h

Julio Venzalá nuevo responsable del Descendimiento

El traje nupcial

Un fecha señalada: 20 de agosto de 1908

17.08.20 - Escrito por: Antonio Ramón Jiménez Montes

Ese día llegaba a Cabra - por la dificultad de las comunicaciones - una noticia muy importante que se producía en Roma el 12 de agosto, cuando el papa Pio X declara canónicamente como Patrona de la Ciudad a Nuestra Señora, María Santísima de la Sierra "la imagen de la Virgen Madre de Dios de Cabra".

Para llegar a esa fecha se habían llevado a cabo algunas iniciativas para conseguir tal declaración pontificia de algo que ya, desde muy antiguo era manifiesto pues la Virgen de la Sierra era considerada como patrona desde hacía siglos. El Ayuntamiento de Cabra en 1902 defendió que se declarara a la Virgen de la Sierra como patrona, aunque como ha señalado Antonio Moreno Hurtado en alguna de sus publicaciones, ya en una nota "el 10 de agosto de 1621 aparece por primera vez en un acta capitular, al margen, el título de Patrona de Cabra para la Virgen de la Sierra". Pero no sería hasta el mes de febrero de 1908, siendo alcalde Carlos Redondo de Trueba, cuando se inicia de manera formal la petición para solicitar que la suprema autoridad del Papa accediera a la aspiración de la ciudad. Tras las gestiones burocráticas que no fueron pocas, y contando también con la favorable opinión de la autoridad eclesiástica, así como los apoyos que desde diversas instituciones locales se prestaron, la ciudad toda pedía que se declarara a la que tenía por patrona desde antiguo. La declaración la firma el papa en Roma un 12 de agosto, si bien la noticia llega a Cabra el 20.

Una crónica de La Opinión del 7 de agosto de 1958, con motivo del cincuentenario de la proclamación y al nombrar a la Virgen Alcaldesa perpetua de la Ciudad, refleja también lo acontecido aquel 12 de agosto de 1908 "una fecha memorable en los fastos de la vida egabrense". En ese "día de gracia" el papa san Pío X "declaró patrona a la Virgen Nuestra Señora, en su advocación de la Sierra, colmando una antiquísima aspiración de sus devotos que, desde remotos tiempos, la tuvieron por su celestial protectora.

En la crónica de La Opinión se recoge lo que había publicado en su día "La Voz del Pueblo" - en su segunda época 1907/1909 - que mostraba su alegría al dar la nueva "con grandes titulares en su primera plana". Así nos lo traslada el cronista de La Opinión:

"Al amanecer del jueves anterior - decía el desaparecido colega - llegó a nosotros la noticia de que Su Santidad Pío X había declarado Patrona de Cabra a Nuestra Señora María Santísima de la Sierra. A las diez de la mañana de dicho día salía de nuestro semanario la siguiente alocución, que el público delirante leía con indescriptible júbilo. Y a continuación publicaba la que firmaban el arcipreste del partido, don Antonio Pérez Mora; el párroco de Santo Domingo, don Pedro Millán Alba; y el alcalde accidental, don Pedro de Torres-Isunza e Ita, quien además se dirigió al pueblo para dar tan grata novedad por medio de la voz pública.

Por la dificultad de las comunicaciones, en ésta no se conoció la noticia hasta el 20 de agosto y lo que llevamos relatado acaeció en la mañana de ese día. Cuando el vecindario tuvo conocimiento de ello, puso colgaduras en los balcones de sus casas y a las ocho de la noche se soltaron centenares de palomas y otras aves voladoras, recorriendo la Banda Municipal las calles de la población ejecutando alegres pasodobles. Mas cuando el alborozo tuvo su punto culminante fue en el momento de iniciar la agrupación la ejecución de las coplas de la Virgen, que entonces, como ahora, no hay egabrense que las escuche sin conmoverse. Los vítores se oirían desde varios kilómetros."



AL PUEBLO DE CABRA

El Sumo Pontífice Pío X, por decreto de fecha 12 de los corrientes, ha declarado patrona de esta ciudad a María Santísima de la Sierra.

Cuando a mediados del siglo XIII y poco después de la toma de Córdoba por el Santo Rey don Fernando III, nuestra ciudad se conquistó a los árabes, aparecióse, en estas montañas, a un cautivo cristiano, la imagen bendita en que veneramos a María Santísima, bajo la advocación de Nuestra Señora de la Sierra.

Al oriente de la población por donde diariamente, al apuntar el sol, resurge la vida y en lo eminente de los montes que guardan este valle ameno, de cuyos senos se derrama, con las aguas del río, la fecundidad de los campos, levantó la piedad de nuestros mayores el secular Santuario que todavía habita la Sagrada Imagen; y más pura que el ambiente que lo rodea y más firme que la roca que lo cimenta, se mostró la fe de nuestros abuelos en conservar el culto a Nuestra Señora de la Sierra, venerada, como Patrona de la Ciudad, desde el citado siglo décimo tercero.

Si nuestros padres hubiesen conocido la confirmación, por Su Santidad, de este augusto Patronato, ese día habría sido de inmenso júbilo para el pueblo de Cabra. No seamos nosotros menos en el fervoroso entusiasmo, acordándonos de la fe heredada, de la fe aprendida, de la fe que procuramos transmitir a nuestros hijos; y, en hermosa expresión de ella, digamos, hoy mejor que nunca:

¡Viva Nuestra Excelsa Patrona María Santísima de la Sierra!
¡Viva S.S. Pío X! ¡Viva la ciudad de Cabra!

Cabra, 20 de agosto de 1908.

(Firman) El arcipreste, don Antonio Pérez y Mora; el párroco de Santo Domingo, don Pedro Millán Alba; y el alcalde accidental, don Pedro de Torres-Isunza é Hita

Tip. De M. Cordón


DECRETO DE LA CONGREGACIÓN DE LOS RITOS Y APROBACIÓN POR EL PAPA PÍO X

El decreto papal, en latín, fue publicado por Nicolás Albornoz en su Historia de Cabra de 1909 siendo traducido por Julián García García y publicado en nuestro colega EL EGABRENSE 30/08/1975. El texo es del tenor literal siguiente:

CÓRDOBA. La antiquísima imagen de la Virgen Madre de Dios, como cuenta la firme tradición, llamada en los primeros tiempos del cristianismo entre el pueblo egabrense bajo el título de María la Mayor y ahora de Nuestra Señora de la Sierra en la ilustre ciudad de Cabra, se venera de este modo como la abogada principal del lugar ante Dios. En efecto, mientras los bárbaros ejércitos de los agarenos devastaban las regiones de España entera, especialmente las de la Bética, y destruían por todas partes los sagrados templos, la piedad de los fieles, dispuesta a protegerlos, ocultó la citada imagen de la Madre de Dios en una cueva sobre la agreste cima de la montaña vecina, en donde esta sagrada imagen, conservada milagrosamente, se mantuvo oculta durante casi cinco siglos hasta que fue encontrada felizmente y trasladada a la ciudad de Cabra cuando el rey Fernando III sacudió el yugo de los moros; de ahí tomó el nombre de Nuestra Señora, procedente de la Montaña (vulgarmente "Nuestra Señora de la Sierra). Desde entonces, fue allí mismo constituida en su honor una Cofradía; desde entonces afluyeron de las regiones limítrofes de modo frecuente y masivamente según la costumbre piadosa de los peregrinos, ya para venerar la imagen de la Virgen Madre de Dios de Cabra, como para acudir a su santuario, levantado junto a la cueva citada, donde la imagen olvidada por tanto tiempo estuvo oculta. La Virgen bondadosa, pues, como tomando al pueblo egabrense bajo su protección, acostumbró a impartirle sus favores y a consolarlo con auxilio maternal en las situaciones difíciles tanto públicas como privadas, como lo atestiguan allí numerosas tablas votivas.

Por lo cual, el clero de la ciudad egabrense, los vecinos y autoridades, los nobles y también las familias religiosas, los organismos civiles, el director y profesores del Instituto, manifestando los deseos del pueblo entero, al venerar y tener desde hace tiempo como su celestial Patrona a la Beatísima Virgen Madre de Dios bajo la citada advocación de Nuestra Señora de la Sierra, como la aclamaron y veneraron en aquellos antiguos tiempos sus padres y antepasados, suplicaron humildemente que esta misma fuese declarada y nombrada Patrona principal de Cabra por la Suprema Autoridad de Nuestros Santísimo Señor el Papa Pío X; estos votos suplicantes los transmitió gozosamente con su favorable informe el Reverendísimo Señor Obispo de Córdoba.
Cuando, para los trámites legales, el eminentísimo y reverendísimo señor Cardenal Serafín Cretoni, Prefecto de la Sagrada Congregación de Ritos, propuso para confirmar la votación en este sentido, todos estos hechos contados en los Comicios Ordinarios de esta Asamblea y celebrados en el Vaticano en el día de la fecha, los Eminentísimos y Reverendísimos Padres encargados de conservar los sagrados ritos, examinados detenidamente todos y oído el Reverendo Padre Señor Alejandro Verde, Promotor de la Santa Fe, acordaron que se debía responder: Afirmativamente. Si al Santísimo (Padre) le parecía bien.

Día 11 de agosto de 1908.

Finalmente, contados todos estos hechos al Santísimo Señor nuestro Papa Pío X por el mismo señor Reverendísimo y Eminentísimo, su Santidad, al tener confirmada la opinión de la Sagrada Congregación, DECLARÓ a la Santísima Virgen Madre de Dios Patrona principal de la Ciudad de Cabra bajo la advocación popular de Nuestra Señora de la Sierra y la INSTITUYÓ con todos los privilegios y honores que corresponden de derecho a las Patronas de los lugares principales. No hubo ningún voto en contra.

Día 12 del mismo mes y año.

S. Card. Cretoni, Pref. - D. Panici Archisp. Laodicen, Secret."


Una de las estrofas de las tradicionales Coplas o Gozosos Cánticos lo recoge también:

"Esta ciudad antes villa
con pública voz y fama
por su Patrona te aclama
bellísima maravilla;
y pues ante vos se humilla
con rendimiento y fervor:
Madre amada de la Sierra
No nos niegues tu favor"


más artículos

Julio Venzalá nuevo responsable del Descendimiento

22.10.20 | Antonio Ramón Jiménez Montes

Carlo Acutis, de influente a beato

11.10.20 | Redacción / Telam

El traje nupcial

11.10.20 | Demetrio Fernández

Los conventos de San Martín y Santo Domingo, huella dominica en Cabra (III)

06.10.20 | Antonio Ramón Jiménez Montes

Soneto a Cristo Crucificado

14.09.20 - 14 DE SEPTIEMBRE | Redacción / Fr. Ángel Martín, o.f.m.

Setenta veces siete

12.09.20 | Demetrio Fernández, obispo de Córdoba

Cuidadores y custodios de la creación

03.09.20 | Demetrio Fernández, obispo de Córdoba

LA PURIFICACIÓN DE LOS TEMPLOS CRISTIANIZADOS

31.08.20 | Antonio Moreno Hurtado

22 de agosto, fiesta de Santa María, Reina

22.08.20 | Redacción

Una columna singular de la Iglesia del Cerro

17.08.20 | Antonio Moreno Hurtado

Secciones

Webs amigas

laopiniondecabra.com | actualidad local
Meteocabra.es | el tiempo
Patio de Cuadrillas | actualidad taurina
Poesía Taurina | decenario de versos táuricos

Sobre "La Opinión"

Quiénes Somos
Redacción
Hemeroteca (1912-1989)
Hemeroteca (2002-2005)
Contacto

Sobre la Fundación

Quiénes Somos
I.E.S. "Aguilar y Eslava"
Museo "Aguilar y Eslava"
El Hombre de la Sábana Santa
La Opinión de Cabra
Coro de Cámara

Aviso legal

Condiciones de uso
Política de privacidad

Síguenos también en:    • Facebook    • Twitter    • Youtube    • Livestream